Tienda Casa Weinstock - Por Horacio Lostra

    Author: Tito Naddeo Genre: »
    Rating

    Recuerdos maipuseros

    Tienda Casa Weinstock.
    Inmueble donde se ubicó la antigua Tienda Casa Weinstock. En la foto, del año 1941/2, se observa el cartel de la mueblería de otra tienda importante maipuense  que durante varios años estuvo allí. Se trata de "Casa Gomez."

    Por Horacio Lostra.

                La historia de los comercios del rubro Tiendas y Actividades Afines se remonta a los orígenes mismos de la población, dado que la indumentaria ha sido siempre algo indispensable, con las variantes que la época y sus modas fueron modificándose a través del tiempo.

                Así, el Partido que se llamó Monsalvo desde su creación, y que a fines del Siglo XIX recibió el nombre de Maipú por ley del 26 de septiembre de 1878, ya se fueron estableciendo, tanto en la planta urbana como en la zona rural, comercios que daban satisfacción a las necesidades de la incipiente población.

                El rubro de TIENDAS que nos ocupa en esta nota, tiene sus primeros antecedentes registrados, en 1880, cuando ya aparece la Fábrica de Calzado de Corti y Arnossi. Tres años más tarde, en 1883, figura el nombre de Pedro Pilot con la actividad de Corsetero. 

                En 1892 ya aparecen Disolina Maggi, Catalina Bilehere y María Selva como Modistas y confeccionistas de sombreros de damas. Ya en 1893 se registra, tal vez, el primer antecedente de una Tienda en Maipú con la Ropería para Hombres de Manuel Álvarez. Ya entrando en el Siglo XX, en 1900 se registran los primeros tres Sastres: Fernando del Mónaco, Cosme Longo y Domingo Napolitano. Recién en 1921, aparecen dos comercios registrados como Tiendas: la Casa Galli, en Madero esquina Sarmiento (hoy Banco Provincia) y la de Fermín Belhart, en Madero y Rivadavia (luego Farmacia Parisi y hoy Farmacia Landi)

                A medida que pasaron los años, algunas fueron desapareciendo y se incorporaron otras y en la década de 1930 se suman la tienda de Javar y Bekerman y también La Cruz Roja de Sulam, en Belgrano y Alsina (Casa Gómez será su continuadora); Blanco y Negro de la familia Sanz de Diego, sobre Alsina, que aún continúa con César Etchelet como titular. Y todavía se mantenían Casa Galli y la Tienda de Fermín Belhart.

                En esa década surge la Tienda de León Weinstock, que abrió sus puertas en la esquina de Alsina y Madero (hoy Plazoleta), en diagonal con la Tienda de Don Marcelino Tapia. El local de la esquina que falta mencionar correspondía al Almacén de don Justo Murias, donde hoy está el Centro Cívico Municipal. 

                Además de la dueña, en la década del ’40, tenemos registros de dos empleadas que se desempeñaron en ese establecimiento, una era la Srta. Coca Garmendia, más tarde esposa del Negro Etchelet y madre de Norma, Liliana y Raúl, y la otra empleada, Mirta R. “La Negra” Castro, luego esposa de Alberto C. Balbuena y madre de Liliana y Gloria.

                Las actividades que allí se desarrollaban eran las típicas de las tiendas de entonces con secciones de ropería, telas, lencería, zapatería, perfumería, etc. Cabe destacar que estos negocios abarcaban tantas secciones, dado que, por entonces no había locales específicos de cada una de ellas, como ocurre en la actualidad.

                Mientras atendía al público en el local señalado, la familia Weinstock hizo levantar un edificio de dos pisos en la esquina de Belgrano y Sarmiento, frente a la confitería Maipú. En la planta baja se hizo un amplio local para comercio con grandes vidrieras y entrada principal por la ochava, con otra secundaria sobre Sarmiento. A continuación de esta última puerta está la escalera que lleva al primer piso donde hay varios departamentos, que, por aquellos años fueron habitados, uno por la familia Weinstock, donde, años más tarde, Irma, la hija mujer de doña Ana Singer de Weinstock, recibida de Odontóloga instaló su consultorio ahí. Saúl, el hijo varón ya se había incorporado al plantel de la tienda. 

                El edificio, además tenía un pequeño local sobre Sarmiento, junto a la escalera mencionada antes, donde años más tarde tuvo su primera oficina contable e impositiva Roberto Mendiola y ya en los años ’70 fue el Estudio del Contador Eduardo Pozzo.

                A mediados de la década del ’50 los dueños del local de Alsina y Madero le solicitaron a Doña Ana que se lo entregara, pues ahí tenían previsto un emprendimiento inmobiliario. El Fallecimiento de Mario Galante, uno de los dueños, dejó trunco ese proyecto, pero la Sra. de Weinstock ya se había trasladado con su tienda al local propio de Sarmiento y Belgrano que, tan detalladamente hemos descripto.

                Cabe destacar que luego de fallecida la Sra. de Weinstock, su hijo Saúl prosiguió con el negocio de Tienda por algún tiempo, pero fue achicándolo hasta cerrar sus puertas.

                Como es costumbre de estas notas siempre tratamos de intercalar algunas anécdotas y ahora viene a la memoria de quien escribe algunas relacionadas con Saúl, con el cual tenía muy buena relación. Este vecino, de origen judío, tenía alguna fama de ser ahorrativo al máximo. Ya retirado de la tienda, era común encontrarlo en el taller de Pelizza y Varela, pues también era amigo de Neldo. Y además era común que, cuando alguien pasaba por el taller con pinta de irse de viaje, la pregunta de Saúl era: “Vas a Buenos Aires?”. Si la respuesta era afirmativa le pedía que lo llevara. Pero si era negativa y después del No seguía: “Voy a Mar del Plata” a Saúl también le venía bien y pedía ser llevado.

                Otra fue más seria, pero, cuando terminó el relato, el que escribe y Neldo casi se descomponen de risa. Parece que le habían detectado alguna fallita en el funcionamiento de su corazón y le indicaron un marcapasos, que el mismo especialista se lo proveía y se lo colocaba. Pero Saúl salió por el Once a buscar precios para comparar con lo que el médico le había cotizado. Y descubre que había iguales a un valor bastante menor. El mismo nos contaba que estuvo a punto de comprarlo, pero se detuvo un momento a pensar que su vida estaría en manos del médico, que tendría el corazón en sus manos, al cual no le compraría el aparato o le regatearía el precio; entonces le vino un ataque de “razonamiento lógico”, le pagó al médico lo que le pedía y se operó con él.

                En ese local, en distintas épocas funcionaron diversos comercios, entre los que podemos citar, la Concesionaria Mercedes Benz de José M. “Macho” Franchini (creemos que fue la que inauguró el local); la Concesionaria Subaru del conocido piloto Eduardo Rodriguez Canedo (ya en la década de 1960) y hasta la Unidad Básica del Partido Justicialista, a fines de la década 1980 e inicios de los años 1990.

                En los departamentos de la planta alta vivieron varias parejas recién casadas como Amadeo Marino y Teresita Bonavita y también Néstor Díaz Súnico y Ana María Blaiotta, el Negro Etchelet y Coca Garmendia, entre otros, en distintas etapas.


                En fin, así se van desgajando algunas historias del tiempo pasado de Maipú.

    (Para quienes deseen leer más de estas historias, aquí el enlace: https://www.facebook.com/recuerdosmaipuserosporhoraciolostra/)

    Leave a Reply

    Noticias de nuestra historia. Un día como hoy ...

    Recopilación de hechos y noticias de medios locales,en especial el diario La Voz, rescatados para los maipuenses por el investigador Sr. Juan Pedro Caputto, quién fue Director por espacio de varios años de este matutino.

    Canal El Amigo

    Conferencias, charlas y discursos de amigos que nos han honrado con su presencia en el Museo.

    Blog El Amigo

    Blog El Amigo
    "Nadie puede vvir sin alguna ayuda de sus amigos, un Museo tampoco."

    Contacto

    Contacto